Lakers y Heat protagonizarán la definición de la atípica temporada 2019-20. ¿Podrán establecer alguna nueva marca en uno de los juegos?

El miércoles 30 de septiembre comenzará la 74° edición de las finales de la NBA. En esta ocasión, el Miami Heat y Los Ángeles Lakers protagonizarán el cruce al mejor de siete juegos. Los de Florida irán en busca de su cuarto anillo -lo que los posicionaría como los sextos más ganadores de la historia-, mientras que los angelinos intentarán alcanzar a los Boston Celtics como los máximos ganadores con 17 conquistas.

De esta manera, los jugadores tendrán la chance de hacer historia, ¿pero cuáles son los récords de un partido de finales que podrían superar?

Puntos: 61 – Elgin Baylor (1962)

Baylor tiene el récord de puntos tanto en un partido de finales de la NBA como de cualquier jugador de Los Ángeles Lakers. Los registró el 14 de abril de 1962, cuando encajó 61 puntos en el quinto juego de la serie, poniendo a los angelinos al frente por 3-2 sobre los Boston Celtics. Los encajó al disputar los 48 minutos, durante los cuales acertó 22 de los 46 tiros de campo que tomó y 17 de los 19 tiros libres que lanzó. Además, los acompañó con 22 rebotes.

Baylor no sólo ostenta la mayor marca de la historia de las finales, sino que es el único que fue capaz de anotar al menos 60 puntos en un encuentro de esta índole. Michael Jordan (55 – 1993), Rick Barry (55 – 1967), Jerry West (53 – 1969), LeBron James (51 – 2018) y Bob Pettit (50 – 1958) fueron los únicos capaces de superar la vara de los 50, mientras que ellos seis se suman a un lote de 58 jugadores que pudieron pasar la marca de los 40.

Miami Heat: Dwyane Wade fue el máximo anotador en un partido de las finales con 42 puntos en el tercer juego de la serie 2006 ante los Dallas Mavericks. A él le sigue LeBron James, quien encajó 37 en el séptimo encuentro de la definición 2013 frente a los San Antonio Spurs.

Los Ángeles Lakers: A la par de los 61 de Baylor, hubo 32 producciones mayores a los 37 puntos en la franquicia angelina. Jerry West, cuya marca máxima fue de 53, fue autor de doce de ellas, mientras que Baylor registró un mínimo de 37 tantos en siete oportunidades. Wilt Chamberlain (45), Shaquille O’Neal (44), Magic Johnson (42), Kobe Bryant (40), James Worthy (40), Kareem Abdul-Jabbar (40) y Jamaal Wilkes (37) fueron autores de las restantes.

Rebotes: 40 – Bill Rusell (1960 y 1962)

Otro récord que se mantiene vigente desde los 60’ es el de los 40 rebotes. Bill Russell fue el autor de la marca en el segundo juego de las finales de 1960 ante Saint Louis Hawks, cuando ganó 40 pelotas en 48 minutos. Lamentablemente, Russell vio como su equipo perdió aquel encuentro por 113-103 en una serie que acabó 4-3 a favor de los Celtics.

Nadie pensaba que Russell iba a ser capaz de emular aquella marca en otra ocasión, pero lo volvió a hacer dos años después. Fue en el séptimo juego de las finales de 1962 ante Los Ángeles Lakers. Russell tuvo su revancha al acompañar los 40 rebotes con 30 puntos para ser el líder del triunfo y consagración de los Celtics a partir de un 110-107 que terminó de sellarse en tiempo suplementario.

A lo largo de la historia, Russell registró 13 de los 19 partidos con un mínimo de 30 rebotes. Wilt Chamberlain (38 en dos ocasiones) registró cinco de estos, mientras que el restante le perteneció a Nate Thurmond (31).

Miami Heat: LeBron James bajó 18 rebotes en el primer juego de las finales 2013 ante los Spurs y ostenta el récord de la franquicia. Chris Bosh (15 – 2012), Shaquille O’Neal (13 – 2006) y Dwyane Wade (13 – 2006) son los otros jugadores que superaron la marca de 10 rebotes en un partido de finales.

Los Ángeles Lakers: Wilt Chamberlain tiene el récord con 31 rebotes tanto en el cuarto como en el quinto juego de las finales de 1969 ante los Boston Celtics. Además, fue autor de 13 producciones con un mínimo de 23 rebotes. Quienes más agarraron por fuera de él: Gene Wiley (28 – 1965), el Counts (25 – 1968) y Shaquille O’Neal (24 – 2000).

Asistencias: 21 (Magic Johnson – 1984)

La NBA jamás tuvo a un asistidor tan elegante y extraordinario como Magic Johnson. El base tiene el récord de la liga como de los Lakers al entregar 21 pases-gol en el tercer juego de las finales de 1984 ante los Boston Celtics.

Johnson además registró 20 en dos oportunidades y 19 en otras dos ocasiones, lo que lo lleva a tener cinco de las seis mejores producciones en la historia -Walt Frazier registró 19 jugando para los Knicks en 1970-. Además, la máxima estrella de la historia de los Lakers tiene 27 juegos con un mínimo de 11 asistencias.

Los otros jugadores de los Lakers no le pudieron discutir el récord, aunque las mejores producciones por fuera de él las dieron: Jerry West (18 – 1970), Norm Mixon (14 – 1982) y Michael Cooper (13 – 1989).

Miami Heat: LeBron James ostenta el récord al dar 13 asistencias en el quinto juego de las finales ante el Oklahoma City Thunder en 2012. Ningún otro jugador del Heat llegó a estar por encima de los 10 pases-gol en un partido de las finales.

Robos: 7 (Robert Horry – 1995)

Big Shot Rob tiene el récord al quitar siete pelotas para los Houston Rockets en el segundo juego de las finales de 1995 ante el Orlando Magic. El conjunto texano ganó aquel partido por 117-106 como la definición por 4-0.

Los Ángeles Lakers: El récord angelino es de cinco pelotas robadas, el cual inició Norm Nixon en 1980. Luego lo igualaron Michael Cooper (1984), Ron Harper (2000), Tyronn Lue (2001), Kobe Bryant (2008) y Metta World Peace (2010).

Miami Heat: Al igual que en Los Ángeles, la marca máxima es de cinco y lo tienen Ray Allen (2014) como LeBron James (2014).

Tapas: 9 (Dwight Howard – 2009)

El único récord que tiene un protagonista de las finales lo ostenta Dwight Howard al colocar nueve tapas en la derrota del Magic por 99-91 ante los Lakers en el cuarto juego de las finales 2009.

Los Ángeles Lakers: Shaquille O’Neal registró ocho tapas en el segundo juego de las finales del 2001 ante los Philadelphia 76ers para establecer el récord. En aquella jornada superó el récord que tenía Kareem Abdul Jabbar (6 – 1980), mientras que Andrew Bynum (7) estuvo cerca de igualarlo en 2010.

Miami Heat: Alonzo Mourning colocó cinco tapas en el sexto juego de las finales 2006 ante los Mavericks y fue el único jugador del Heat en superar el mínimo de cuatro bloqueos.