El equipo de Brad Stevens llegó a perder por 12 puntos en la primera mitad, pero fue letal en el tercer cuarto y luego aprovechó el envión para cerrar con un 121-108. Así, achicó a un 3-2 y forzó el sexto partido, que será el domingo.

El escenario parecía estar montado para que Miami pueda cerrar su boleto a las primeras finales de la NBA desde 2014. El Heat había llegado a la noche del viernes con una ventaja de 3-1 y estaba muy sólido en un primer cuarto que firmó una ventaja de 26-18. El equipo de Spoelstra no dejaba que Boston pueda mover bien la pelota, mientras que capitalizaba en ataque con un gran Duncan Robinson (20), que cosechó 12 de las 26 unidades.

Sin embargo, la tendencia del juego empezó a modificarse en el segundo cuarto. Stevens volvió a apostar por su banco y esta vez se la jugó por Enes Kanter, que tuvo un gran ingreso. Miami llegó a tomar una máxima de 12 unidades, pero no pudo contener al turco, que castigó desde el poste bajo, ya sea cosechando ocho puntos o abriendo a sus compañeros para que estos anoten.

De a poco, el Heat fue perdiendo el envión, aunque aguantó el cierre de la primera mitad a base de penetraciones. Boston, que no defendió en un buen nivel durante aquel lapso, halló en Brown (28) y Smart (15) el acompañamiento para que la primera mitad acabe con un margen no mayor a 58-51.

Pero en el peor momento, Boston dio la cara con su marca registrada y montó un impensado parcial de 41-25. El mismo se justificó en la defensa, con el destacado trabajo de Theis (15 puntos y 13 rebotes) sobre Adebayo (11). A partir de las fallas del Heat, Boston pudo aprovechar su versatilidad y encontrar el goleo en Tatum, que cosechó 17 de sus 31 puntos en el tramo. Miami apenas respondió con Dragic, autor de 13 de los 25 tantos.

Una vez que el Heat perdió el control de las acciones y la ventaja, el dominio de Boston fue total. El equipo de Spoelstra estuvo lejos de encontrar una respuesta para la ofensiva de los Celtics, que retroalimentó el trabajo defensivo y complicó todavía más a Miami. Pese a algunas acciones de dobles y faltas, el equipo de Stevens fue lo suficientemente inteligente para sellar la victoria por 121-106.

Así, el sexto juego será trascendental pensando en el boleto a la final (domingo 27/9 – 20:30 de Argentina – ESPN). Miami deberá ganar para evitar que Boston llegue con vida y envalentonado al séptimo juego. El equipo más ganador de la NBA continuará obligado a ganar para evitar la eliminación.

1 Comentario »