El escolta firmó una producción de 37 puntos para liderar el 112-109 sobre Boston. Así, el equipo de Spoelstra se puso 3-1 en la serie.

Los protagonistas del Heat lo habían dejado claro: tenían que evitar un nuevo mal inicio ante los Celtics. Ese mensaje que enviaron en la conferencia de prensa les llegó a los jugadores, que mostraron otra cara y pudieron tejer el camino hacia el 112-109 que permitió el 3-1 sobre Boston.

Miami plantó su defensa zonal desde el arranque. El combinado de Florida estuvo lejos de brillar en ataque, pero tuvo el sostén atrás para enfilarse de a poquito a la victoria. A partir de su marcaje, dejó a Jayson Tatum (28) sin puntos en la primera mitad, generó 11 de las 19 pérdidas del combinado celta en los primeros 24 minutos y lo dejó sin ritmo para evitar que pase al frente.

En términos ofensivos, el Heat encontró el punto alto en su novato más prometedor: Tyler Herro (37-6-3). El escolta ingresó al campo en un grandísimo nivel para ser letal desde lejos como también castigar a partir de su juego sin balón. El joven cosechó 15 de sus 37 puntos en la noche durante la primera mitad para permitir que Miami se vaya al descanso con un 50-44.

Al equipo vestido de negro se le complicó el camino en el tercer cuarto, cuando reaccionó Jayson Tatum. El alero mostró una cara totalmente diferente, lo que llevó a una mejor postura de Boston en ataque. El combinado celta apenas cometió una pérdida, mientras que la estrella del equipo encajó 16 de los 32 puntos colectivos en el lapso. A la par de esto, Miami pasó su peor momento ofensivo de la noche, aunque los cortes al aro generaron faltas para el 32-27 que permitió que siga al frente por 87-86.

Cuando el escenario estaba montado para que Boston pueda igualar la historia, y cuando todos esperaban que los ‘veteranos’ tomen las riendas del juego, Herro volvió a demostrar que no le pesa jugar en el clutch. El rookie hizo lo que quiso a lo largo de los últimos doce minutos, ya sea acertando seis tiros, clavando un triple en la cara de Smart casi en la mitad de la cancha o aliándose con el par de Dragic (22) y Butler (24) para que Miami tome las riendas del juego.

Esta reacción a partir del joven volvió a incomodar a Boston, que perdió su envión, cometió siete pérdidas en el tramo y además no estuvo firme a la hora del rebote defensivo. El equipo de Stevens permitió cuatro recobros del Heat en su tablero, siendo Adebayo (20) el autor de dos de ellos para conectar sus cuatro puntos. Pese a un cierre más dramático de lo que el juego exigía, Miami selló su 3-1 con un 112-109.

Boston continúa falto de ideas ante la defensa zonal 2-3 del Heat y eso se volvió a notar este miércoles por la noche. El más ganador de la NBA necesitará respuestas rápidas, o sino quedará eliminado el próximo viernes, cuando sea el quinto asalto de la serie a las 21:30 de Argentina.