El 26 de enero del 2020 quedó marcado como uno de los días más tristes de un año turbulento. Aquel domingo por la tarde se dio a conocer la noticia que Kobe Bryant murió a raíz de la caída de su helicóptero privado. La leyenda de los Lakers estaba acompañado de una de sus hijas, Gigi Bryant, como también otras doce personas.

La noticia generó un gran revuelo en todo el planeta y poco tiempo después se filtraron las imágenes de lo que quedó tras el accidente. El sheriff Alex Villanueva fue quien estuvo a cargo de la investigación. El mandamás de la policía de Los Ángeles señaló que él le pidió a los ocho policías que trabajaron a su lado que borren todo tipo de imagen del accidente, que estos acataron sus ordenes, pero que las fotos se filtraron.

A raíz de esta situación, la viuda, Vanessa Bryant, tomó la decisión de demandar a Villanueva como al departamento de policías de Los Ángeles. La demanda acusa al sheriff de encubrimiento en la causa, alegando que el grupo todavía tendría estas imágenes.

A la par de esta situación, Vanesa ya había elevado una demanda para la empresa Island Express, la cual había enviado a Ara Zobayan a volar el helicóptero. Ella señaló que el piloto tuvo una actitud negligente a la hora de volar en un contexto marcado por mucha neblina y que el despegue nunca tendría que haber sucedido.

Berge Zobayan, hermano del piloto fallecido, señaló en la corte que Kobe sabía los riesgos de volar en esta situación y que impulsó a que el viaje se produzca.