Mike D’Antoni habló tras la eliminación de los Rockets y señaló que le gustaría seguir en la franquicia. Su contrato finalizó después de cuatro años de trabajo.

Las treinta franquicias quieren competir por el anillo y tener chances reales de ser campeonas de la NBA. Las organizaciones hacen cada movimiento  buscando acercarse a la oportunidad de quebrar una mala racha o sumar un nuevo título.

Eso es lo que buscó Houston con la contratación de Mike D’Antoni en junio del 2016. La franquicia dejó ir a Kevin McHale después de un mal arranque en la 2015-16, pese a que unos meses antes había puesto al equipo en las finales del oeste (derrota 4-1 vs Warriors). Luego de un año regular de interinato con J.B. Bickerstaff, en el cual Golden State lo marginó con un nuevo 4-1 pero esta vez en primera ronda, la gerencia acordó el arribo de D’Antoni.

El arribo del ex Phoenix Suns y New York Knicks entre otros trajo un paso revolucionario para la NBA. El combinado texano mostró una gran predisposición hacia el juego externo, eliminando cada vez la participación de los internos y pensando en darles spacing para rompimientos a sus tiradores.

A la par del reconocimiento mundial por su estilo único, la franquicia consiguió una gran cantidad de premios individuales. James Harden fue el MVP de la 2017-2018; Mike D’Antoni ganó el premio al entrenador del año en la 2016-2017; Eric Gordon fue galardonado con el sexto hombre del año en la 2016-2017; y el gerente general, Daryl Morey, se impuso como el ejecutivo del año en la 2017-2018.

Sin embargo, los resultados mandan y los Rockets de D’Antoni jamás pudieron superar el obstáculo de los de McHale. Los texanos estuvieron muy cerca de lograrlo en 2018 cuando llevaron a los Golden State Warriors a un séptimo juego de las finales del oeste, con el detalle de fallar 27 triples consecutivos.

Aquella fue la única ocasión en la que Houston pudo aparecer en la definición de la conferencia. La eliminación ante Los Ángeles Lakers por 4-1 marca la tercera en esta instancia. A diferencia de 2017 (San Antonio Spurs) y 2019 (Golden State Warriors), no lo hizo con un 4-2.

Entre las bambalinas de Houston desfilaron muchísimos jugadores para acompañar a James Harden. El escolta nunca fue rodeado por un cuarteto como el de Curry, Thompson, Durant y Green, pero este 2020 no tuvo a un rival tan duro como en los años anteriores. Junto a buenos jugadores como Westbrook, Covington, Gordon y Tucker, los texanos apenas pudieron superar a un Thunder en reconstrucción, mientras que fueron borrados de la cancha por los Lakers en los últimos tres encuentros de la serie tras la polémica de Danuel House.

El futuro depara un gran análisis. El contrato de D’Antoni llegó a su fin y Fertita tiene una posición similar a la que tuvo con McHale: quiere un anillo.

No obstante, el dueño tendrá que tomar una decisión difícil. El equipo tiene el plantel más veterano de la liga. Esto no cambiará a la brevedad de no mediar un traspaso. Harden (31), Westbrook (31) y Gordon (31) tienen contratos hasta junio del 2022, mientras que Covington (29) y House (27) hasta 2021. A su vez, la franquicia tendrá los compromisos de Tucker, Rivers (opción de jugador) y McLemore, lo que no le dará chances de ampliar una banca con jugadores de rol significativos si estos no aceptan el salario mínimo.

En estos casos, el Draft sería una opción para reforzar al plantel, pero la realidad indica que esto es imposible sin una transferencia. Houston entregó sus picks del 2020 en temporadas anteriores a Denver Nuggets (primera ronda) y Sacramento Kings (segunda ronda), mientras que dejó ir las primeras elecciones de 2021, 2024 y 2026 al Oklahoma City Thunder para el arribo de Westbrook. Así, en los próximos siete Drafts tiene las segundas ronda de 2021, 2024, 2025 y 2026.

De esta manera, tendrá tres opciones: renovar a D’Antoni y mantenerse firme a su convicción hasta que finalicen los contratos de Westbrook-Harden-Gordon; traer un nuevo entrenador que le dé un giro a este plantel y buscar incorporar un interno que acompañe; dejar ir a D’Antoni y empezar a reformular con años de reconstrucción que serán muy duros.

Las próximas horas serán claves. D’Antoni ya manifestó que quiere seguir, mientras que Morey tiene en claro que hay que apostar por esta idea. Fertita no está de acuerdo con ninguno y será quien tenga que tomar la decisión más dura.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .