Anuncios

El equipo de Michael Malone remontó una diferencia de 16 puntos en la segunda mitad para vencer a Los Ángeles Clippers por 111-105. El combinado de Colorado achicó a un 3-2.

El escenario parecía estar montado para que Los Ángeles Clippers pueda conseguir su esquiva clasificación a las finales de conferencia por primera vez en la historia. El equipo de Doc Rivers, al igual que en los encuentros 3 y 4, estaba dominando a Denver. Esta vez gracias al tridente de Kawhi Leonard (36), Paul George (26) y Patrick Beverley (10), lo que le había dado una ventaja máxima de 16 unidades antes de ir al descanso con un 56-44.

Sin embargo, un cruce entre Marcus Morris (12) y Paul Millsap (17) pareció revivir a Denver. El mellizo peleó un rebote con el ex Hawks, lo que acabó con un empujón del ala-pivote de los Nuggets y una confrontación cara a cara. Morris respondió a la agresión con un “te vas para tu p… casa”, mientras que dijo otras cosas subidas de tono sobre su falta de dureza.

Esto motivó a un Millsap que lideró el despertar del equipo de Michael Malone. El veterano hizo gala de su trabajo en el juego interior, mientras que encajó uno de los dos triples para empezar a remontar las acciones. Del otro costado, el equipo angelino encajó cuatro triples (dos de Morris) que parecían enfriar a Denver ante la falta de acompañamiento del resto del equipo. No obstante, el margen se achicó a un 80-73 al cerrar los primeros 36 minutos.

El juego cambió notablemente en la última docena, cuando al combinado de Doc Rivers se le cerró el aro y apenas pudo responder a través del binomio Leonard-George. Denver se mostró mucho más sólido como atento en defensa, mientras que en ataque dejó una imagen similar a la de los últimos encuentros frente al Utah Jazz.

El equipo de Malone combinó siete aciertos en nueve intentos externos a lo largo del lapso, con la racha tan esperada de Jamal Murray (26), la conducción de Nikola Jokic (22 tantos, 11 rebotes y seis asistencias) y el brillo de Michael Porter Jr (7) en el clutch. Un 38-25 posibilitó el 3-2 que deja a Denver con vida, como también con la chance de forzar un nuevo juego 7 en la jornada del domingo (14hs – ESPN 3).