Los Bucks vencieron 118-115 al Heat y achicaron a un 3-1. Los de Budenholzer ganaron pese a la baja del griego, que apenas jugó 11 minutos.

La noche del viernes había terminado con un panorama oscuro y triste para los Milwaukee Bucks. El equipo había sufrido un parcial de 40-13 en el último cuarto que le había permitido al Miami Heat escaparse a un 3-0. Así, el conjunto de Florida tenía la chance de firmar una barrida en la tarde de este domingo y alcanzar sus primeras finales de conferencias del este desde el 2014.

El escenario se complicó aún más en el primer cuarto del juego dominical, cuando Giannis Antetokounmpo (19) se resintió de su lesión en el tobillo derecho. Miami había arrancado la historia con una mayor intensidad que su rival de turno (31-22), mientras que el griego le había dado a Milwaukee la chance de aguantar hasta que una torcedura generó su baja definitiva.

La tónica del juego cambió notablemente desde la salida del griego. Miami bajó su precisión ofensiva lo que le dio a Milwaukee la chance de reaccionar. El líder del este encontró este fuego en la conducción de George Hill (12), las penetraciones de Eric Bledsoe (14 tantos, 10 rebotes y seis asistencias) y la intensidad defensiva de Donte DiVincenzo (10). Un doble de Hill dio la ventaja, mientras que Bledsoe estiro a un 50-46 con el que fueron al descanso.

El segundo tramo del juego mostró a un Khris Middleton (36 puntos, ocho rebotes y ocho asistencias) que supo liderar a su equipo a un trabajado triunfo. El alero cosechó 22 puntos en el tercer cuarto para firmar la mejor producción de un jugador de los Bucks en un parcial de Playoffs, mientras que acertó nueve de los once tantos de su equipo en el alargue para ser el hombre clave de la tarde.

Pese a la gran producción de Middleton, el impacto en el juego se hizo recién sobre el final, cuando Milwaukee logró mejorar en defensa. El equipo de Mike Budenholzer cosechó 33 puntos durante el tercer cuarto, pero permitió 40 del rival, siendo Jae Crowder (18) el autor de tres triples y Bam Adebayo (26 puntos, 12 rebotes y ocho asistencias) quien sumó 12 unidades en el tramo. Así, Milwaukee llegó al último parcial con un desfavorable 88-85.

El último cuarto mostró la mejora defensiva que el líder del este tanto necesitaba, lo que posibilitó un parcial de 12-0 para pasar al frente. No obstante, Miami pudo ganarlo a través del tridente de Butler, Adebayo y, sobre todo, Tyler Herro, cuando este último encajó un triple a 58 segundos del final del tiempo regular para poner el 107-106 favorable al Heat.

No obstante, tras una falla en cada costado, DiVincenzo forzó una falta de Dragic que lo mandó a la línea con 1,4 en el reloj. El joven escolta falló el primero, pero encajó el segundo para poner la igualdad. En la siguiente acción, el esloveno no se pudo redimir y se vio forzado a tomar un triple incómodo de la esquina que no facilitó el desempate.

Miami tuvo la chance de ganarlo otra vez en el alargue gracias a los tres triples de Herro en el lapso. Sin embargo, la buena mano de Middleton fue demasiado para un Heat que no pudo correr la cancha como en otras ocasiones y se vio incapaz de poder lograr un triunfo que hubiese sido histórico.

La balanza no cambia de cara al futuro: Miami continúa siendo el favorito a ganar una serie que ahora está 3-1, y Milwaukee tendrá que remontar con Antetokounmpo entre algodones. Pero el equipo de Budenholzer logró algo que todavía no había alcanzado: generarle dudas a su rival.

El quinto punto de la serie será el martes 8/9 a las 19:30 de Argentina.