El base firmó una planilla de 18 puntos y un +12 en la victoria de Utah sobre Brooklyn por 112-107. El equipo de Quin Snyder cerró el proceso de preparación con una marca de 2-1.

El Jazz hizo una apuesta fuerte en julio del 2019 al hacerse con los servicios de Mike Conley. La franquicia debió deshacerse de Kyle Korver, Jae Crowder, Grayson Allen, los derechos de Draft de Darius Bazley y al menos dos elecciones de primera ronda para ficharlo. Esto parecía poner al equipo de Quin Snyder en una buena posición para pelear por el anillo.

Sin embargo, Conley nunca rindió a la altura de las expectativas. El ex Grizzlies no terminó de hallarse y bajó sus números respecto de lo hecho en la temporada 2018-19. Al cabo de 41 partidos en la fase regular, promedió 13,8 puntos, 4,3 asistencias, 3,2 rebotes, 0,8 robos y 0,1 tapas, lo que son mermas en todos los rubros en relación a la campaña anterior.

Para alegría del Jazz, esta tendencia parece haber cambiado desde el arribo a Disney. El base cerró el proceso de preparación con un promedio de 15,6 puntos pese a bajar de 28 a 24 minutos. Además estuvo certero con su lanzamiento, manteniendo una media de 52,9 de campo (18/34) y un 38,4 de tres puntos (5/13).

En la jornada de este lunes volvió a ser importante para el elenco de Quin Snyder. El ex Grizzlies firmó una planilla de 18 puntos en 19 minutos. El armador encajó siete de los once lanzamientos que tomó (63,6%) y cuatro de los seis triples que intentó (66,7%), lo que abrió espacios para sus compañeros. Esto fue aprovechado principalmente por Rudy Gobert, quien jugó un poco más liberado de lo tradicional en la pintura y lideró el goleo con 20 unidades.

Si Conley logra mantener esta tendencia, será un plus para el Utah Jazz, que tendrá como gran meta escalar en el oeste. El elenco de Quin Snyder arrancará cuarto con una marca de 41-23, a 1,5 de Denver Nuggets (43-22) y a tres juegos de Los Ángeles Clippers (44-20).

Utah debutará el próximo jueves, cuando enfrente a los New Orleans Pelicans desde las 19:30.