La esposa del base alemán tiene fecha de parto para agosto. El jugador confirmó en conferencia de prensa que no se perderá ese momento.

La paternidad de los jugadores profesionales, sobre todo la de los más veteranos, suele estar planificada. Si bien los imprevistos ocurren, aquellos que analizan la situación comprenden que el mejor momento para ser padre es durante el período fuera de competencia. Esto se debe a que hay una mayor disponibilidad de tiempos, por lo que es el escenario ideal para iniciar un nuevo ciclo.

Sin embargo, la situación del COVID-19 cambió totalmente el transcurso de la NBA. Si bien todo estaba planificado para que las finales finalicen en la primera quincena de junio, la suspensión de la temporada (11 de marzo) generó un replanteamiento total del cronograma. La acción volverá el 30 de julio y finalizará, a más tardar, el martes 15 de octubre.

Pese a este nuevo escenario, los planes de Dennis Schröder continúan siendo los mismos. El base espera por el nacimiento de su segundo hijo y este martes confirmó que abandonará la burbuja de Orlando en algún momento durante las próximas tres a cuatro semanas. “No voy a dejar sola a mi esposa  con su segundo hijo. Voy a ir y asegurarme que tenga el apoyo que necesita. Aportaré lo más que pueda para mi familia”, afirmó en conferencia de prensa.

Según lo que planteó el medio The Oklahoman, el nacimiento de su segundo hijo se dará entre el 4 al 11 de agosto. De esta manera, Schröder probablemente se pierda lo que resta de la fase regular, pero regrese a la burbuja de Disney para cuando comiencen los Playoffs (17 de agosto).

El alemán sobre esto añadió: “Es duro. Amo a mis compañeros. Amo el básquetbol. Pero mi familia siempre va a estar primero. Haré lo que necesite la organización. Haré el sacrificio que sea necesario para con mi equipo. Pero, como dije, tenemos que estar en la misma página y entender que es necesario que esté con mi familia para cuando nazca el bebé. Tenemos que lograrlo”.

Sin Schróder, Oklahoma perderá a su base suplente y al serio candidato a ganar el premio al sexto hombre del año. El alemán mantuvo medias de 19,0 puntos, 4,1 asistencias, 3,7 rebotes, 0,7 robos y 0,2 tapas, además de un 53,2% de eFG, en la temporada.

De esta manera, Chris Paul continuará siendo el armador suplente, mientras que Billy Donovan tendrá al escolta Devon Hall como opción para rotar con el veterano. El novato apenas jugó cinco partidos oficiales con el equipo, ya que pasó la mayoría de su tiempo en la G-League. A lo largo de 40 partidos en la franquicia promedió 13,6 puntos, 4,6 rebotes y 3,7 asistencias en 28,8 minutos por juego.