El ex Chicago, Minnesota y Philadelphia se mudó a Florida con el fin de ser el referente de un equipo que se reveló en esta temporada.

La campaña 2018-19 fue muy conflictiva para Jimmy Butler, ya que la inició pidiéndole un traspaso a los Timberwolves. Unas semanas después, continuó su carrera en Philadelphia, con el objetivo de formar un big three junto con Joel Embiid y Ben Simmons.

El conjunto de Pensilvania tuvo una buena fase regular, debido a que finalizó tercero en el Este con un récord de 51-31. Sin embargo, recibió un golpe duro en las Semifinales de Conferencia, por aquel recordado tiro de Kawhi Leonard en el último segundo del juego 7.

Los Sixers formaron un fuerte equipo en aquel torneo, por lo tanto planearon retener la base. Pero los planes de Butler fueron otros, porque quiso ser el nuevo líder de Miami. El alero se quedó encantado con el ambiente en el American Airlines Arena, cuando Dwyane Wade disputó el último partido de su carrera en ese estadio (justamente contra Philadelphia).

El Heat hizo un mega traspaso para poder adquirir al jugador de 30 años, a cambio de una suma de 140,7 millones de dólares en cuatro temporadas. Y rápidamente encajó con la cultura del elenco de Erik Spoelstra, siendo una garantía en ataque y defensa. Su promedio en la 2019-20 fue de 20,2 puntos, 6,6 rebotes, 6,1 asistencias y 1,7 robos en 34,3 minutos por partido.

Jimmy Butler viajó al Juego de las Estrellas junto con Bam Adebayo. El pivote de tercer año dio un gran salto en la fase regular, convirtiéndose en un referente por su versatilidad, fortaleza física y capacidad para ejecutar el juego colectivo. El interno tuvo una media de 16,2 unidades, 10,5 tableros, 5,1 pases gol, 1,2 recuperos y 1,3 tapas en 34,4 minutos por encuentro.

Los complementos ideales

La franquicia siempre posee un buen ojo cuando incorpora jugadores que no hayan sido drafteados. Tres de ellos tomaron un rol clave en la rotación del plantel. Kendrick Nunn por su agresividad ofensiva (15,6 tantos y 3,4 asistencias), Duncan Robinson por su efectividad en los triples (13,3 y 44,8%) y Derrick Jones Jr por su explosividad (8,9, 4,2 rebotes y 1,1 robos), aunque este haya aterrizado en 2018.

Ese gran núcleo de jóvenes es completado por Tyler Herro, seleccionado en el puesto 14 del Draft 2019. El escolta de 20 años demostró su potencial en las canchas, y cuenta con el carácter y la determinación para ser una estrella en el futuro. En su campaña de novato firmó 12,9 puntos, cuatro tableros y 1,9 recuperos en 27,2 minutos por juego.

Además, el Heat realizó una buena mezcla de juventud y experiencia. El General Manager Pat Riley no paró de hacer increíbles movimientos durante el certamen. Antes del cierre del mercado de traspasos, arriesgó la salida de un interesante joven como Justise Winslow (a Memphis), a cambio de las partidas de Dion Waiters y James Johnson (con contratos caros), y las llegadas de Jae Crowder, Andre Iguodala y Solomon Hill.

Por último, la continuidad de un par de jugadores ayudó a que Miami se reforzara en condición de local (27-5) y se afianzara en el cuarto lugar del Este (41-24). Especialmente las consolidaciones en la banca de Goran Dragic (16,1 unidades, 3,1 rebotes y 5,1 pases gol) y Kelly Olynyk (7,7 y 4,4).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .