La temporada 2019-20 de Detroit fue la señal definitiva que era momento de cambiar. El equipo de Dwane Casey estuvo en un nivel bajísimo, mostrándose como el tercer peor del este (20-46) y el quinto peor de la NBA. En gran medida, el gran caudal de lesiones no acompañó al plantel, pero este se mostró incapaz de pelear noche a noche para tener la chance de dar batalla por un lugar en la postemporada.

Por esto, después de años de apuestas al binomio de Reggie Jackson y Andre Drummond -ya sea acompañado por Tobías Harris o Blake Griffin- la franquicia tomó la dura decisión de desarmarlo para ir en busca de un mejor futuro.

Drummond tenía una opción para la 2020-21 (28.7M), pero amenazó con no hacer uso de la misma y exigió un contrato máximo, por lo que fue enviado a Cleveland -por Brandon Knight, John Henson y una elección de segunda ronda del 2023- en el trade deadline. En tanto, una vez finalizado el cierre del mercado, Jackson decidió rescindir su vínculo para firmar con Los Ángeles Clippers.  En otras palabras, la organización no obtuvo un resarcimiento por la salida de dos de sus máximas figuras.

Sin embargo, no todo es negativo. Entre los contratos próximos a vencer, el pago a jugadores cortados y a los rescindidos, la gerencia dejará de abonar un total de casi 62 millones de dólares. De los siete contratos de jugadores que vencen, tres de ellos serán agentes restringidos (Jordan McRae, Svi Mykhailiuk –le extendieron la oferta calificada- y Thon Maker) y otros cuatro quedarán libres (Brandon Knight, Langston Galloway, John Henson y Christian Wood).

De esta manera, quedarán seis jugadores en el plantel (Blake Griffin, Derrick Rose, Sekou Doumbouya, Luke Kennard, Khyri Thomas, Bruce Brown), con la chance de que se sume un séptimo si Tony Snell hace uso de la opción de jugador por 12.1M de dólares. Si incluimos al alero, la franquicia ya tiene en uso 83 millones de dólares, lo que dejará un margen de 20 a 30 millones por gastar.

Lo positivo es que al culminar la temporada 2020-21, si en la agencia libre se firman contratos de un año, la franquicia sólo tendrá a Blake Griffin (opción de jugador) y Sekou Doumbouya (opción de equipo) bajo contrato, lo que le dará un gran margen de maniobra. Esa agencia libre del 2021 tendrá como protagonistas a varias de estrellas que vienen de firmar vínculos en la del 2019, a quienes se les suman Giannis Antetokounmpo, Rudy Gobert y LaMarcus Aldridge, entre otros.

Considerando lo que sucedió en la 2019-20 y lo que viene en el verano nórdico del 2021, lo más probable es que Detroit tenga una campaña 2020-21 de transición total. La franquicia tendrá una marcada apuesta hacia sus jóvenes, mientras que deberá buscar a algunos veteranos con vínculos de un año.

La gran puja por Christian Wood

Foto: Fox Sports.

Detroit tendrá la chance de contar con un pick alto en el Draft, pero su principal duda es qué pasará con el ala-pivote. Más allá del bajo nivel colectivo, Wood fue el mejor jugador del plantel, mostrando un impacto desde el banco tanto en ataque como defensa.

Su ingreso al plantel fue por la ventana. Wood no tuvo su lugar fijo hasta el último día de la pretemporada, pero le terminó ganando la puja al veterano Joe Johnson para colarse en el plantel. El ‘cuatro’ alternó buenos partidos como suplente y apariciones estelares durante los primeros meses, pero terminó de ganarse un lugar en la rotación después del 28 de diciembre, cuando Blake Griffin se despidió de la temporada.

Desde entonces, el ala-pivote se volvió un animal en la pintura tanto en ataque como defensa, y también estuvo fino en el juego externo con un 38,6% de efectividad de lejos. A Wood se lo vio constantemente volcándola en la cara de buenos defensores interiores, como también registrando un 75% de efectividad en sus tiros después de un pick and roll, siendo así el tercero más efectivo con un promedio de al menos 3 puntos por noche a través de esta jugada.

Si bien sus números generales de la campaña no fueron tan destacados (13,1 puntos, 6,3 rebotes, 1,0 asistencias, 0,9 tapas y un 56,7% de goleo de campo), cuando uno analiza su lapso post trade-deadline, luego de la salida de Andre Drummond, sus números hablan de un jugador destinado a estar en la élite de la NBA. Wood escaló a 22,8 puntos (25° en la liga), 9,9 rebotes (17°), 1,0 tapas (42°) y 0,8 robos, además de un 56,2% de campo (el 9° más efectivo con un mínimo de 10 lanzamientos por partido), un 40,0% en triples y un 75,7% en tiros libres, todo esto en un promedio de 34,2 minutos por encuentro.

Por esto, el principal objetivo para los Pistons será renovarle, algo que no será fácil. Wood fue uno de los catorce casos conocidos en la liga de Covid-19 y le molestó que la franquicia filtre la noticia de que había contraído la enfermedad. Estas asperezas jugarán en contra a la hora de negociar, mientras que ya es seguido de cerca por varias franquicias.

Lo que suceda con la economía de la liga producto de la pandemia será vital a la hora de analizar los números, pero lo más probable es que la renovación tengo un costo no menor a los 12 millones de dólares. Así, sumando a la cuenta que se hizo al comienzo de esta nota, a Detroit le quedarían entre cinco a ocho millones para gastar en los lugares que faltan.

Los posibles refuerzos

Hayes viene de ser subcampeón mundial U19. Foto: FIBA.

Si la suerte le sonríe a Detroit, el pick del Draft no debería caer más bajo que el sexto puesto. Así, debería orientar la elección a un base, a menos que se dé una sorpresa que le permita elegir al pívot James Wiseman (30,8 puntos, 16,7 rebotes y 4,7 bloqueos por partido en la Universidad de Memphis) o al escolta Anthony Edwards (20,8 puntos, 5,7 rebotes, 3,7 asistencias y 1,5 robos de la Universidad de Georgia).

En este contexto, las páginas especializadas en mocks drafts dan a LaMelo Ball, Killian Hayes, Tyrese Haliburton y Cole Anthony como las mejores opciones para el puesto.

El hermano más chico de los Ball viene de tener un buen año individual en Australia, con una visión de juego superior a la del resto y un total de asistencias claramente afectado por la falta de capacidad de goleo de sus compañeros (19,6 puntos, 8,6 rebotes y 7,9 asistencias).

Por su parte, el francés Hayes llega como el más galardonado: MVP del Eurobasket U16 del 2017 y subcampeón mundial en el Mundial FIBA U18 del 2018 (el cual se hizo en Rosario, Argentina). A diferencia de lo que sucedió hace dos años con Luka Doncic, el europeo no arriba como el mejor jugador del continente, aunque promedió números notables en la última EuroCup (12,8 puntos, 6,2 asistencias y 1,5 robos, además de una efectividad del 39% en triples, en 26,8 minutos por juego).

En cuanto a Haliburton y Anthony, ambos vienen de jugar en la NCAA, para Iowa State y North Carolina respectivamente. El primero de ellos viene de promediar 15,2 puntos, 6,5 asistencias y 2,5 robos en 36,7 minutos por encuentro, con porcentajes de 50,4% de campo y 41,9% en triples. Por su parte, Anthony tiene como virtud que mide 1,90 mts como también 18,0 puntos por juego, aunque con bajos porcentajes de eficacia: 38% y 34,8%.

En términos de a quién debería buscar Detroit, la decisión debería pasar por Ball y Hayes. A la franquicia le convendría más un jugador que ordene el ataque y le dé buenas posiciones de tiro al resto de los titulares, por lo que Ball sería la mejor opción. Sin embargo, Hayes tiene el punto favorable de haber rendido a un nivel similar contra una exigencia mayor, por lo que debe ser considerado.

El plantel para la próxima temporada

¿Cuál sería el escenario ideal para los Pistons? Sumar a un base a través del Draft, recuperar bien a Blake Griffin (sin actividad desde el 27/12/19) y a Luke Kennard (jugó 25 partidos), como también renovar a Christian Wood para tener a los cinco titulares. En tanto, el banco contará con otros cuatro jugadores: Derrick Rose, Bruce Brown, Khyri Thomas y Tony Snell.

Con estos nueve jugadores, a Detroit le faltaría un pivote para terminar de forjar su segunda línea. Basándonos en las expectativas y el espacio salarial, la mejor opción está en la franquicia: Thon Maker. El sudanés no pedirá un contrato caro (deberían pagarle el mínimo de veterano), mientras que viene de tener buenos números post trade-deadline, registrando cinco juegos con al menos 10 puntos y un doble-doble de 12 tantos como 12 rebotes en la derrota ante los Charlotte Hornets del 8 de febrero.

De esta manera, Detroit podrá firmar cinco contratos ‘baratos’ para completar el plantel. Igualar una oferta baja de Mykhailiuk podría ser una buena idea para cerrar los perimetrales, mientras que a la hora de los internos tendría que buscar a un veterano capaz de dar un buen aporte defensivo. Si James Johnson (Miami Heat) aceptase un contrato por el mínimo sería la opción ideal, en tanto también hay otras variantes para el puesto de pivote como Tyson Chandler, Nerlens Noel y Kyle O’Quinn. 

Una vez más, la proyección no debe imaginar a Detroit en un puesto clasificatorio a los Playoffs. Sin embargo, si los pasos son los correctos, las decisiones dan sus frutos y la suerte da sus frutos, podrá formar una buena base juvenil para luego ir en busca de una estrella que la complemente en julio del 2021.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .