Boston aplastó a Memphis por 119 a 95 y ganó dos de los tres seguidos de local. Jayson Tatum se destacó con 23 puntos (tres triples), siete rebotes, dos robos y cuatro asistencias, aunque se haya retirado por una distensión en la ingle derecha.

Los Celtics venían de desquitarse de una pesada mochila tras el triunfo sobre los Lakers. Es que dejaron atrás las cuatro derrotas en seis encuentros, las cuales lo bajaron al cuarto lugar del Este.

Si bien se mantiene el mismo lugar, el elenco de Brad Stevens sigue reencontrándose con su juego. En esta ocasión, lo llevó puesto a los Grizzlies entre el segundo y tercer cuarto, con un arrasador parcial de 74 a 36. El factor clave fue el fluido movimiento del balón, ya que terminó con 32 pases gol.

Jayson Tatum lideró los avances del dueño de casa, ante la ausencia de Jaylen Brown (esguince en el tobillo derecho). El alero se lució con 23 unidades (tres aciertos detrás del arco), siete tableros, dos recuperos y cuatro asistencias. No obstante, las alarmas se prendieron en el TD Garden, debido a que se retiró del juego con una distensión en la ingle derecha.

Por otro lado, Daniel Theis se mostró muy sólido y versátil en la posición de pivote titular. El alemán tuvo una actuación determinante con sus 14 puntos (3-3 en triples), dos robos y tres tapas. Además, Enes Kanter se volvió a mostrar seguro en el puesto de cinco suplente, sumando 13 y ocho rebotes.

También, Marcus Smart volvió a darle ese plus al conjunto de Massachussetts, en cuanto a intensidad y carácter. El escolta aportó 12 tantos (dos anotaciones en tiros externos), seis tableros y seis pases gol.

De esta manera, Boston extendió su récord a 29 partidos ganados y 14 perdidos. Este viernes visitará a Orlando a las 21 horas. Y en el mismo momento, Memphis (20-24) viajará a Detroit para medirse con los Pistons.